¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Actividades y Noticias de la Fundación Anna O

Blog de la Fundación Anna O.

Fundación Anna O. - Noticias

Eso es lo que muestra la encuesta de Empleo del Tiempo que hizo pública ayer el Instituto Nacional de Estadística

Miriam Sánchez / ABC

Parece que las tareas domésticas aún no son cosa de hombres, a juzgar por los datos de la encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010 que hizo pública ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE). El estudio muestra que las mujeres todavía dedican más tiempo que los hombres a las tareas del hogar, en concreto, dos horas y cuarto más al día.

Aunque la brecha se ha reducido respecto a los datos de 2003, fecha de las últimas estadísticas, la participación masculina en estas actividades es del 74,7 por ciento, mientras que la femenina alcanza el 91,9. Los varones han tardado siete años en reducir esta diferencia entre sexos en 41 minutos. Además, a pesar de que la presencia de las féminas en el trabajo remunerado ha aumentado tres puntos y la de los hombres ha disminuido cuatro, aún hay más de diez puntos de diferencia entre varones (38,7 %) y mujeres (28,2 %).

En cuanto al seguimiento de los medios de comunicación, la encuesta revela que el 93,5% de los ciudadanos invierte en ellos una media de casi cuatro horas diarias, un cuarto de hora más que en 2003.

Más tecnológicos

Según el INE, el 57,7% de los ciudadanos afirma participar en actividades de vida social y ocio, nueve puntos menos que en el último sondeo realizado. El tiempo destinado por persona a esta actividad se ha reducido 25 minutos. En cambio, el dedicado a la informática –redes sociales, búsqueda de información o juegos– aumenta, llegando al 29,7% de la población, frente al 18% de hace siete años. Se ha producido un curioso trasvase desde las actividades de vida social y diversión a las de aficiones e informática. Los habitantes de Galicia, Cataluña y Comunidad de Madrid, son los que disponen de menos tiempo libre –cuatro horas y media–, mientras que los de canarios, extremeños y riojanos gozan de más horas.

 

 

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31
Jueves, 21 Julio 2011 12:02

FALLECE EN LONDRES LA PSICOANALISTA HANNA SEGAL

Escrito por

Nuestros amigos de la APM, Asociación Psicoanalítica de México comunican la triste noticia del fallecimiento, de Hanna Segal, psicoanalista considerada la maestra moderna del trabajo de Melanie Klein, que contribuyó al campo del psicoanálisis como una escritora prolífera e intérprete del trabajo de Klein. La psicoanalista, nacida en el año 1918 en Polonia, falleció el pasado 5 de julio de 2011 en Londres, a los 93 años de edad.

Noticia EnMemoria.com:

El pasado 5 de julio falleció en Londres la doctora Hanna Segal, médico, psiquiatra y eminente psicoanalista. Fue discípula de Melanie Klein, cuyas ideas difundió y desarrolló universalmente.

Nacida en Polonia, hija de familia judía, tuvo una infancia traumática. Su hermana de cuatro años murió cuando ella tenía dos, y vivió la separación temprana de sus padres durante un tiempo. A los trece años se instaló, junto a su familia, en Suiza. A los dieciséis decidió volver a su país para iniciar la carrera de Medicina y participar activamente en el partido socialista. Con la invasión de Polonia por Hitler, Segal se reencontró con sus padres en París y continuó sus estudios de Medicina. Con la entrada de los nazis en territorio francés huyó de nuevo con su familia a Gran Bretaña.

Acabó la carrera y se instaló en Londres, donde entró en contacto con el psicoanálisis, una de las principales pasiones de su vida. Sus aportaciones fundamentales al psicoanálisis se centran en la comprensión de la psicosis y la experiencia estética, mediante el desarrollo de los procesos de simbolización, al distinguir entre una forma primitiva que llama ecuación simbólica y otra madura, la representación simbólica. Ayudó a la aplicación del psicoanálisis en parcelas poco habituales como son, además de la psicosis, el tratamiento de pacientes de edad avanzada.

Además de ser sensible a otras expresiones de la mente como el arte y la literatura, junto a las manifestadas en la clínica con los pacientes, fue receptiva a los problemas acuciantes de la época, la política y las guerras. En el seno de la Asociación Psicoanalítica Internacional - de la que fue vicepresidenta-, fue cofundadora en 1983 del grupo de Psicoanalistas para la Prevención de la Guerra Nuclear. Para la reunión inaugural escribió un ya clásico trabajo en este campo: El silencio es el auténtico crimen.

Dedicó buena parte de su actividad a la enseñanza del psicoanálisis tanto en la Sociedad Psicoanalítica Británica, de la que fue presidenta, como en otras muchas sociedades europeas y americanas (del norte y del sur).

También en la Sociedad Española de Psicoanálisis varias generaciones de psicoanalistas tuvimos la fortuna de beneficiarnos de sus enseñanzas durante muchos años. Hanna Segal nos visitó por última vez en el año 2008.

El legado intelectual de la doctora Segal podría cifrarse en dos palabras que ella misma formuló: la creatividad y el delirio. Ambos son procesos mentales inevitables en la vida psíquica del ser humano, y es la tensión e interrelación entre ellos, de manera continuada, con el apoyo predominante de las tendencias de vida, lo que contribuye al crecimiento y el progreso de la mente.

*Antonio Pérez Sánchez, el autor, es Médico,psiquiatra y psicoanalista. Presidente de la Sociedad Española de Psicoanálisis (SEP)

 

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31
Jueves, 01 Diciembre 2011 12:46

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN MÁLAGA

Escrito por

                                                                                    

La Fundación Anna O. quiso estar en el acto organizado por Amnistía Internacional en Málaga que tuvo lugar en el MUPAM. En este acto se leyó un manifiesto de Amnistía Internacional y se proyectó un video documental de denuncia por el maltrato hacia las mujeres y las niñas en todo el mundo. Para finalizar, se procedió a la lectura de poemas y escritos de mujeres malagueñas que escriben sobre mujeres. Mujeres como Corona Zamarro, Matilde Gálvez, Pepa Sanabria, Mª Del Carmen Guzmán, Encarna León, hasta un total de veinticuatro malagueñas, que supieron ilustrar el sentido homenaje a las víctimas de la violencia de género. El acto estuvo particularmente dedicado a “Las Mariposas”, nombre con el que eran conocidas las tres hermanas Mirabal, que fueron brutalmente asesinadas en República Dominicana el 25 de noviembre de 1960. Por este motivo, las lectoras llevaban broches y horquillas con forma de mariposa roja.

 

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31
Jueves, 22 Diciembre 2011 09:48

Miguel Angel Oeste publica su primera novela

Escrito por

Nuestro gran amigo y colaborador, Miguel Angel Oeste, acaba de publicar su primera novela, titulada "BOBBY LOGAN".

Miguel Angel Oeste regresa en su novela al Pedregalejo de los años ochenta y noventa, aquella época en la que los jóvenes malagueños se reunían en la discoteca Bobby Logan cada fin de semana en busca de diversión. Por esta novela coral, pulula una serie de personajes llenos de contradicciones en un paisaje minado de fracasos familiares y afectivos. Un paisaje de derrota en el que los sueños frustrados ante un mar que no produce grandes olas sobre las que deslizarse representan los sueños rotos de la amistad de los Chicos de la Playa: el Búho, el Lapa, el Pelúo, el Amante de las Piscinas, el Lepra, el Cabeza. Todos ellos intentan llegar vivos a cada fin de semana para acceder a Bobby Logan y perder allí la conciencia con todo el alcohol que puedan beber.

La crítica ha dicho de esta novela: "Magnífico debut. Una fábula pop sobre el final de la juventud". (Ignacio Martínez de Pisón).

Juan Antonio Garriga Vela dice: "Bobby Logan es el escenario donde se representa la divina comedia y tragedia de la vida. Allí se dan cita los surfistas que tratan de mantener el equilibrio sobre la cresta de esa ola fulminante y maravillosa que separa infierno y paraíso.".

Desde aquí, queremos felicitar a Miguel Angel por su magnífica novela que a tantos nos ha traído recuerdos de aquella época llena de vivencias inolvidables, como las de los protagonistas del libro.

 

Modificado por última vez en Viernes, 18 Enero 2019 13:31

El psicoanálisis tuvo a su paciente cero en esta austríaca cuyo cuadro clínico, digno de una posesión demoníaca, fue estudiado por Breuer y Freud

ABC Teresa ródenas teresarodenas / madrid Día 28/05/2012 - 09.48h ver noticia
El curioso caso de Anna O
Una de las pocas imágenes que se conocen de Anna O


Este 28 de mayo se cumplen 76 años del fallecimiento de la que hoy muchos conocerán como Anna O. Aunque es Bertha Pappenheim el verdadero nombre de esta paciente histérica cuyo caso permitiría al prestigioso Josef Breuer y al mismísimo Sigmund Freud establecer las bases de lo que hoy llamamos psicoterapia.

Corría el año 1880 cuando llegó a manos del psicólogo y fisiólogo austríaco Josef Breuer el curioso caso de una joven de 21 años con un claro diagnóstico de histeria, una enfermedad nerviosa que por aquel entonces afectaba aun gran número de mujeres (de ahí su etimología, en referencia al útero). El pseudónimo que pasó a la historia se lo debemos a Breuer, que bautizó así su historia clínica.

Llegó a padecer ceguera, sordera, parálisis y estrabismo ocular

Así, Anna O llegó a padecer ceguera, sordera, parálisis parcial de brazos y piernas, estrabismo ocular y, lo más llamativo, una grave afección en el lenguaje (parafasia) que le llevaba en ocasiones a perder la capacidad del habla o incluso a olvidarse de su lenguaje nativo, el alemán, sustituyéndolo por otros que ni siquiera dominaba, como el inglés o el francés.

Esta joven, que en palabras del doctor «llevaba una vida en extremo monótona» (cuidaba a su padre enfermo), llegó a padecer un complicadísimo cuadro de síntomas, a primera vista inconexos y aleatorios, pero a los que, tras más de un año de tratamiento, el médico vienés encontraría explicación mediante un paciente buceo en el subconsciente de Pappenheim.

Tal fue el caso que durante un período extenso del tratamiento, según cuenta Breuer, «solo hablaba inglés y no entendía lo que se le decía en alemán». O incluso, realizaba de forma inconsciente la lectura en alto en inglés de textos escritos en francés o italiano.

El curioso caso de Anna O
abc
Sigmund Freud

Entre muchos de los episodios dignos de mención podemos destacar aquel en el que a Bertha «se le volvió imposible beber». Tras una seis semanas a base de frutas que le proporcionaban hidratación, la joven desveló en una sesión de hipnósis el trauma que provocó aquella hidrofobia: su dama de compañía había dado de beber a su perro del mismo vaso. Y el mero hecho de revivir a través de la palabra aquella visión desbloqueó el «asqueroso» recuerdo y permitió a Anna O volver a beber.

La «cura del habla»

Ahí estaba la clave. La «cura del habla», es decir, el relato de los hechos traumáticos parecía aliviar, al menos parcialmente, la angustia de la paciente. Con una terapia improvisada, Breuer había dado con un posible método de curación para la histeria, que transmitiría a su colega Sigmund Freud, el cual a su vez, lo adoptaría dentro de su conocidísima Teoría del Psicoanálisis.

Bertha Pappenheim fue internada en centros psiquiátricos en dos ocasiones, antes y después del tratamiento con Josef Breuer. Este dato indica que la psicoterapia finalizó sin que Anna estuviese totalmente curada, hecho que el propio Freud atribuye en sus escritos a que el estrechamiento de la relación entre paciente y médico precipitara la interrupción de la terapia.

A pesar de la odisea, Bertha llegó a ser la primera asistente social de Alemania y se convirtió en una reconocida figura defensora de los derechos de la mujer y los niños. Su caso, quedará reflejado en la historia de la psiquiatría («Estudios sobre la histeria», por Josef Breur y Sigmund Freud) para que lo observemos con mayor o menor perplejidad.

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31
Para el psicoanalista francés hoy la adicción al juego, al sexo, al trabajo, las toxicomanías… son síntomas de la desagregación de los lazos sociales devenidos de la crisis de las representaciones de la autoridad, entre otras. Allí Laurent revindica el papel del psicoanálisis, aunque “no produzca buenas noticias”
POR Pablo E. Chacón Revista Ñ. Clarín.com -  Ideas - 10/05/12 - 17:25 ver enlace

ERIC LAURENT. El psicoanalista francés en su última visita a Buenos Aires (David Fernández)

Contra las certezas universales, el psicoanalista francés Eric Laurent reivindica el lugar desacoplado de su práctica en el régimen de discurso dominante en la época, el de la ciencia. Y cuestiona los resultados de las “soluciones” globales al dolor de vivir, aplastado por un optimismo mercantilista que no hace más que generar nuevos inconvenientes y una angustia que a falta de brújulas singulares, se oscurece por medio de fármacos, drogas, soluciones inmediatas, compulsión y placebos como el consumo sin freno y la felicidad obligatoria. Esta es la conversación que sostuvo con Ñ digital en un aparte de su participación en el VIII Congreso de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) que sesionó la semana pasada en Buenos Aires.

La crisis financiera global, ¿cómo encuentra a los analizantes, sometidos cada vez a efectos más nocivos que se venden como soluciones?

Los encuentra de manera más grave, más angustiados, perdidos. Diría que en los analizantes, el “efecto crisis” provoca una incertidumbre masiva. Esa angustia puede escucharse. Las cosas aparecen ensombrecidas. Existen más depresiones, una notable ausencia de deseo, según cada sujeto. Pero hasta los que están más animados, incluso los hipomaníacos, los que desafían al fetichismo del contexto, también están marcados.

Los síntomas ¿cambian, han cambiado en este año y medio?

Los síntomas son los que aparecen, los que ya aparecen: toxicomanías en general; todo (o casi todo) puede transformarse en algo adictivo; el juego, el sexo, el trabajo, etcétera; y como respuesta, al interior del discurso del amo, una mayor voluntad de vigilar, castigar, prohibir, que provoca en el sujeto, lógicamente, una creciente voluntad de destrucción. ¿Quieren prohibir? Entonces quiero más. Esto es muy común entre los jóvenes. Pero no sólo entre los jóvenes. Pero los jóvenes, de esa manera, demuestran la impotencia del otro, su megalomanía, sus maneras de sobrevivir a la punición. Porque también es evidente la transformación del ideal de juventud: ahora se trata de conseguir una juventud “eterna”.

¿Eso es lo que se llama la “infantilización generalizada”?

Digamos que la desagregación del lazo social es contigua a la caída de las representaciones de la autoridad y a las prohibiciones que implica. A pesar de que Freud dijo que en la cultura existe algo que no anda, un malestar, ahora hay un plus, un “más” que se intenta civilizar sin éxito, y que provoca el retorno de una voluntad de goce nueva, imparable. Y que por esa razón, de estructura, se produce un llamado de más vigilancia y más prohibición.

El sujeto del tardocapitalismo, inerme, desamparado, ¿cómo enfrenta la angustia?

El recurso más difundido hoy día es el uso de alcohol y drogas. Existen antecedentes: la prohibición del alcohol en los Estados Unidos durante un tiempo el siglo pasado. Esa política multiplicó los mercados negros y el consumo. Y lo mismo pasó con las drogas: prohibición, “permisividad”. Después, guerra contra las drogas. Y el efecto resultó el contrario al buscado. ¿Es una política? No lo descartaría. Ahora mismo, el consumo de drogas está globalizado. Y aparecen nuevas sustancias todo el tiempo. Además de mafias y armas a un nivel nunca visto. Y Estados de Derecho en peligro. México, por ejemplo, que está al borde de la catástrofe.

Legalizar el consumo, ¿no sería un principio de solución?

Es relativo. Pero sí cambiar de perspectiva. En la reciente cumbre de Colombia, el presidente de Guatemala dijo sobre este tema que habría que empezar a pensar en otro sistema. Y después lo hizo el presidente colombiano. Porque de atender a la dialéctica estadounidense sobre alcohol y drogas, el efecto es tanto un llamado al goce como a una mayor vigilancia. Pero liberalizar sin control es tan absurdo como soñar que se terminará la producción de sustancias. A mi juicio, no se trata de liberalización o prohibición total sino de adaptación: cómo puede ser regulada cada sustancia, para reducir el daño a los estados, a la gestión policial y a los sujetos. Eso implica un cálculo político. Entre el empuje al goce y la prohibición, el problema no se resolverá por una dialéctica que ya mostró sus resultados. Es necesario inventar instrumentos de orientación, incluso instrumentos legales nuevos para salir de esa falsa oposición, que es la doble cara de la pulsión de muerte.

¿Y qué está sucediendo con los llamados trastornos alimenticios, la anorexia, la bulimia, la obesidad?

Están en la misma serie anterior. Pero aclarando que esos males son propios de países que han “resuelto” el problema de la alimentación. Porque no es lo mismo en las zonas donde la comida casi no existe y lo que está en juego es la supervivencia. Pero en el caso de estar “resuelto”, puede verse que la pulsión oral es imposible de domesticar. Y tenemos también las dos caras: restricción o producción. Del lado femenino, existe una industria de la “belleza” anoréxica. Y del otro, la bulimia: en los Estados Unidos, en el lapso de una generación, se ha multiplicado el número de personas obesas. Y los factores son similares y distintos, y múltiples las determinaciones, como en el caso de las toxicomanías: destrucción del lazo social, ansiedad, demasiada azúcar, demasiada sal, producción de alimentos artificiales, etcétera. Y un dato nuevo: la voluntad de hacer desaparecer el tabaco… está muy bien: limitó el número de los cánceres de pulmón, pero sorpresa, aumentó la cantidad de casos de diabetes. Porque el tabaco era una manera de controlar el peso. Y el peso es un factor central en la diabetes.

Pero ¿no se hicieron estudios previos?

Existen médicos que reconocen que esos efectos -colaterales- no se calcularon. La  diabetes, ahora, es la causa de muerte más común en los países centrales. Esto no se puede resolver con una prohibición: prohibir el azúcar, el tabaco, la sal, las grasas. Esos son sueños… sueños de la razón que producen monstruos. Entre el empuje al goce y la prohibición, se producen impasses…

¿Cómo resolver esos impasses?

Creo que con soluciones “a medida”, para cada uno. Pensar soluciones globales, leyes universales que resuelvan esta situación, normas de salud impuestas por burocracias sanitarias, es otro sueño. Pero encontrar, cada uno, un camino entre estos impasses, eso es posible, de acuerdo a la relación particular que se tenga con el goce. Aclarando que el psicoanálisis no está en todos lados. Y que su dignidad como práctica implica cierto desajuste respecto a las normas de la civilización. El psicoanálisis no produce buenas noticias. No promete la felicidad inmediata. Pero lo más importante es que no es una ciencia. Y el régimen de discurso dominante es la ciencia. El psicoanálisis es una disciplina crítica, que constata los efectos de la ciencia. Es el discurso que comenta los efectos de la ciencia sobre la civilización. Y sobre los sujetos, uno por uno. Pero el modo de certeza del psicoanálisis también es criticado, es odiado, rechazado, porque no puede ser alcanzado fuera de la cura analítica.

¿Criticado, odiado, rechazado?

Efectivamente. Porque para obtener una certeza (singular), hay que pasar por la experiencia analítica. Eso es lo que se rechaza. La ciencia, en cambio, no supone ninguna experiencia singular. Supone la razón, el cálculo y el trabajo. El psicoanálisis ocupa un lugar extraño, como el de un inmigrante. Porque el orden simbólico, tal como se lo conocía, no existe más. Existen sólo las leyes de la ciencia. Pero la ciencia no puede dar cuenta de todo. La teoría de todo no existe. La difusión de la ciencia en este nuevo orden, hace que el sujeto sea enviado a sus angustias fundantes, sin saber cómo orientarse. Y la salida, en esta visible oscuridad, no parece pasar por las buenas intenciones, las religiones privadas o las variaciones new age.-

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31
Viernes, 08 Junio 2012 12:05

Visitar los corralones de Trinidad-Perchel

Escrito por

Desde la Fundación Anna O. os proponemos visitar mañana sábado los corralones de los barrios Trinidad y Perchel, una construcción típicamente malagueña que una vez al año se reivindica como ejemplo de arquitectura y convivencia.

Orgullo de corralones

corralones MálagaLa VIII Semana Popular de los Corralones de Trinidad-Perchel continúa el sábado, cuando será su clausura con una gala y una veladilla popular.

Málaga Hoy Por Victoria R. Bayona | 08.06.2012 ver artículo

La VIII Semana Popular de los Corralones de Trinidad-Perchel continúa hasta mañana sábado, cuando será su clausura con una gala y una veladilla popular. Mientras, sus puertas están abiertas a todo el que esté interesado en pasearse por estos tesoros escondidos de la ciudad, que han sido especialmente engalanados con motivo del concurso del que mañana se sabrán los ganadores.

Mucho verde y mucha variedad de color gracias a las macetas que decoran sus paredes, fuentes desde las que escuchar el agua caer y rincones en los que observar las tradiciones malagueñas se mezclan para vestir de gala los populares corralones de la Trinidad y el Perchel, aunque el resto del año también son dignos de admiración, gracias al mantenimiento de sus vecinos.

En el Concurso de Engalanamiento de Corralones, en el que han tomado parte 50 espacios, hay diferentes categorías, y de entre los que optan a la de Excelencia son las fotografías que se recogen en estas páginas. Además del Corralón Santa Sofía, en la calle Montes de Oca, s/n, donde tendrán lugar los actos previstos para mañana, merecen una visita especial: Fuentecillas, 3; Martinete, 2; Doña Trinidad, 3; Jara, 2 y 4; Jara, 3; Pasaje María la Faraona, 1; Plaza Montes, 6 y Trinidad, 89, que fue el corralón que resultó ganador en la última edición.

Entre los actos previstos para mañana sábado, de 17:00 a 20:00 se realizará la votación popular en la categoría Excelencia y a partir de las 20:30 se sucederá la celebración de la gala de clausura con una veladilla popular, con la entrega de premios, actuaciones flamencas y una barra.


La Trinidad y El Perchel

Los corralones pasan el examen

Una exposición reúne recuerdos y fotografías antiguas de los dos barrios

La Opinión de málaga Alfonso Vázquez 08.06.2012 ver artículo

 

La Trinidad y El Perchel viven hoy el último día de visita de los miembros del jurado que, armados con papeles y bolígrafos, recorren los corralones de los dos barrios para puntuarlos.

Medio centenar de patios divididos en dos categorías participa en el Concurso de Engalanamiento Floral y Tradicional de Corralones durante estos días en los que se celebra la VIII Semana Popular de Corralones de Trinidad-Perchel (la economía administrativa prescinde de los artículos de los dos barrios).

El jurado recorre durante un par de horas los patios participantes, puntuando de 0 a 5 aspectos como la acogida al jurado por los vecinos, la originalidad de la propuesta, el orden, el estado, la conservación y limpieza, así como los grados de decoración del patio interior y la fachada.

En la mayoría de los casos, el resultado final se debe al trabajo común de todos los vecinos del corralón, que tienen detrás muchas semanas para idear la decoración y ponerla en marcha, ya sea convirtiendo el patio en una plaza de toros, un rincón de la Alcazaba o transformándolo en un vergel con decenas de macetas cuidadas al detalle para que estén en perfecto estado de revista cuando llegue el examen.

El concurso, que premia este trabajo de todos, es también una forma de recuperar las calles engalanadas de hace medio siglo, sobre todo en el barrio de la Trinidad, cuando el Ayuntamiento de esos inicios de los 60 alentó esta tradición en unos barrios que en nuestros días han perdido a muchos de sus vecinos más antiguos.

Y como no todos los corralones tienen el mismo trato y aspecto a lo largo del año, se ha dividido en corralones de excelencia, que juegan una liga especial y los de las categorías A y B. Para la primera, la de excelencia, hay establecidos dos primeros premios de 600 euros, mientras que para las categorías A y B los tres primeros tendrán premios de 500, 400 y 300 euros, respectivamente. Además, habrá una mención especial de 200 euros para el corralón que tenga más puntos por la decoración de la fachada.

Los premios, cuyo importe servirá para invertirlos en los patios y mejorarlos, se comunicarán este sábado en el corralón de Santa Sofía durante la gala de clausura y veladilla popular.

Junto a este concurso, hoy jueves está previsto el último de los paseos por los corralones participantes. Aunque los paseos han sido acordados por varios colectivos, hay uno previsto para los malagueños y visitantes en general de 11 a 12.30 horas.

Las personas interesadas pueden acercarse al punto de encuentro, la puerta de la iglesia de Santo Domingo, donde les recibirá un técnico.
También puede visitarse la exposición Recuerdos de La Trinidad y El Perchel de 10 a 12.30 horas y de 17 a 21 horas y el sábado de 10 a 14 horas. Se trata de una muestra en la que grupos de vecinos y amigos de los dos barrios han recopilado y enmarcado copias de fotografías de distinta procedencia, maquetas de casas, películas y prospectos sobre las antiguas fiestas de la Trinidad.

La exposición puede visitarse en el centro de participación activa de mayores Málaga I Trinidad (calle Carboneros, 6, 1ª planta). Y hoy es el último día para participar en el certamen fotográfico Semana Popular de los Corralones, organizado por la asociación Arrabal. Las fotografías podrán entregarse en la sede de la asociación, en la calle Sevilla, 8, donde también se pueden recogerlas bases.

Corralones engalanados en un año en el que todos los grupos políticos del Ayuntamiento acordaron salvar de la piqueta un corralón de 112 años, fuera de estos dos barrios históricos, que iba a derribar la Junta: el corralón de las Dos Puertas, en las calles Curadero y Rosal Blanco. También allí los vecinos están de fiesta.

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31
06/09/2012 | infocop.es | Enlace a noticia

Según un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores de la University College London (Reino Unido), el malestar psicológico nos puede hacer más sensibles a sufrir un accidente cerebrovascular.

Para este trabajo, publicado en la revista Canadian Medical Association Journal, se han analizado los datos de un estudio realizado con una muestra de 68.652 hombres y mujeres que participaron en la Encuesta de Salud de Inglaterra. La media de edad de los participantes fue de 54´9 años, el 45 % eran hombres y el 96 % de raza blanca.

Para la evaluación del malestar psicológico se utilizó el Cuestionario de Salud General (GHQ-12) y se incluyeron factores como la ansiedad, la depresión, los problemas de sueño y la pérdida de confianza. Además, se hizo un seguimiento durante 8 años, sobre las causas de muerte de los participantes.

Los resultados muestran que un 14´7 % de los participantes tenían malestar psicológico y que durante el seguimiento se produjeron 2.367 muertes por enfermedades cardiovasculares. Según estos datos, se vio que el malestar psicológico se asoció con una mayor probabilidad de muerte por enfermedad cardiovascular. Y que la asociación se mantuvo constante para el desarrollo de enfermedades específicas, como la cardiopatía isquémica.

Aunque no hay evidencias que vinculen de forma directa la angustia psicológica a la enfermedad cardiovascular, este estudio sugiere que los trastornos psicológicos están asociados con un mayor riesgo de muerte por enfermedades cerebrovasculares, como el ictus.

Se puede descargar el artículo completo sobre el malestar psicológico como factor de riesgo para las enfermedades psicológicas.

 

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31

02 ENE 12 | Alejandro Dagfal: entrevista | eldia.com

"Para el común de la gente no es sencillo determinar si tiene que consultar a un psicólogo, un psicoanalista o un psiquiatra.

Alejandro Dagfal es psicólogo e historiador, y ha investigado minuciosamente el desarrollo de la psicología en nuestro país. En esta entrevista, ofrece su mirada sobre la actualidad de este campo del conocimiento, así como el desafío de su corriente más difundida, el psicoanálisis

Por ANDRES RIVELLI

Como tantos, alguna vez Alejandro Dagfal sintió la curiosidad de saber el origen de esa figura tan fuerte de nuestra cultura que conocemos como psicólogo. A diferencia de otros, él mismo había egresado de la Universidad Nacional de La Plata con ese título, con lo cual el interrogante adquiría otra dimensión.

Tras casi diez años de investigación, muchos de ellos en Francia, en 2005, Dagfal defendió su tesis doctoral en Historia en la Universidad París VII, bajo la dirección de Elisabeth Roudinesco, una de las intelectuales francesas más reconocidas de la actualidad. Allí, a lo largo de más de cuatrocientas páginas, este psicólogo e historiador platense abordaba con una profundidad inédita la historia de la psicología en Argentina.

Con aquel trabajo como base, en marzo de 2009 editó el libro "Entre París y Buenos Aires. La invención del psicólogo (1942-1966)", en la prestigiosa editorial Paidós, obra que mereció, el pasado mes de agosto, el Primer Premio Nacional de Ensayo Psicológico (otorgado por la Secretaría de Cultura de la Nación).

Radicado nuevamente en nuestra ciudad, actualmente se desempeña como investigador del Conicet y es profesor adjunto en la cátedra de la Historia de la Psicología de la Universidad de Buenos Aires.

Pero si para algo sirve la historia, sin dudas, es para comprender el presente, y en este caso particular, el del complejo mundo de las especialidades relacionadas con el estudio de la psiquis.

"Si hay algo que resulta evidente para cualquiera que se interese en lo que podríamos llamar el campo 'psi' es que no hay una unidad. Digamos que para el común de la gente no es sencillo determinar si tiene que consultar a un psicólogo, un psicoanalista o un psiquiatra. Son preguntas de difícil respuesta, incluso para los propios practicantes de las disciplinas 'psi'", asegura Dagfal.

Como para aclarar un poco el panorama a quienes no estén familiarizados con estas disciplinas, el psicólogo-historiador aclara: "Por ejemplo, un psicólogo y un psiquiatra son profesionales que tienen un título habilitante, otorgado por la universidad, mientras que el título de psicoanalista no existe como tal, y menos en la universidad. Por más que los psicoanalistas gocen de muchísimo reconocimiento. En este sentido, para la gente que no está empapada en este tipo de temáticas todo resulta bastante confuso, porque se trata de un panorama disciplinario que tiene múltiples atravesamientos, en el que, según la teoría que se siga, va a ser diferente la dirección de la cura, porque también se conciben de una manera diferente las causas de la enfermedad. No digo esto para intranquilizar al público, sino como para asumir una realidad que es la fragmentación del campo 'psi'".

FREUD Y EL PSICOANALISIS

Sin embargo, en el imaginario popular de nuestro país, la figura del psicólogo está emparentada con la imagen de Freud, el inconsciente y otros conceptos teóricos propios del psicoanálisis.

"El psicoanalista puede ser psicólogo, puede ser psiquiatra o puede no tener ningún título universitario, siguiendo los preceptos establecidos por Freud, quien fue el fundador tanto de la doctrina como de la práctica psicoanalítica. El psicoanálisis es una teoría particular porque, a pesar de haber muchas teorías dentro del campo 'psi', es la única que ha dado lugar a un movimiento institucionalizado. De hecho, el psicoanalista es el resultado de una formación que poco tiene que ver con el ámbito universitario. Si bien se enseña en la universidad, aquéllos que se dicen psicoanalistas no lo hacen por haber recibido el título de psicólogo o de psiquiatra, sino porque han tenido una formación analítica en instituciones específicas por fuera de la universidad. Pero también los hay que se dicen psicoanalistas siendo autodidactas, con lo cual es un tema bastante complejo, en la medida en que el público, generalmente, no sabe bien de qué se trata ni con quién se trata".

En forma breve, ¿cómo definiría al psicoanálisis?

"Es una teoría particular dentro de un campo complejo que se basa en los descubrimientos de Freud, principalmente. Tiene algunos principios fundamentales como son la transferencia y el inconsciente. La primera define a una relación terapéutica con una persona específica, que a su vez sirve de pantalla en la cual el paciente puede proyectar conflictos pretéritos con otro tipo de figuras, con el fin de resolverlos de una manera menos dolorosa. De allí que Freud considerara que la transferencia era algo así como el 'motor' del tratamiento. La existencia del inconsciente, por su parte, implicaría que lo que somos está determinado por lo que ocurre en 'otra escena' de la que sabemos muy poco. Esto hace que los psicoanalistas induzcan, de alguna manera, una especie de descentramiento, de invitación a ir más allá del control del yo, del control de la conciencia, para ser más claros. Por eso, el mismo dispositivo analítico se basa en la asociación libre (esta idea de que el paciente diga lo que se le viene a la mente, tan popularizada en nuestra cultura). En esa dirección, el diván (que evita la relación cara a cara), el silencio del analista, lo que buscan es que, a partir de esa transferencia y de esa dimensión inconsciente, los conflictos que motivan la consulta puedan expresarse en el curso de las sesiones analíticas, yendo mucho más allá de lo que el sujeto sabía sobre ellos el día en que decidió acudir a un psicoanalista".

LOS DESAFIOS ACTUALES

Indudablemente, el psicoanálisis es la forma de psicoterapia más popular en nuestro país. Es la que ha tenido mayor difusión en todos los ámbitos, desde la televisión, pasando por los medios gráficos, e incluso en el teatro o el cine. Es conocido que Argentina tiene una de las tasas más altas de psicoanalistas por habitante en el mundo. Pero esa popularidad también implica grandes desafíos para esta teoría.

"Freud creía que el psicoanálisis estaba destinado a traer a la luz conflictos inconscientes que implicaban representaciones inadmisibles para la conciencia, ya sea ideas vinculadas con la muerte o con el sexo, que de un modo u otro resultaban insoportables. Entonces, al menos en nuestro país, cabe preguntarse ¿qué pasa cuando una doctrina que está destinada a ser resistida se convierte en un discurso normativo y hasta hegemónico? En las universidades públicas hoy en día el psicoanálisis tiene un lugar muy importante y es algo así como la matriz teórica dominante en la formación de los psicólogos argentinos. Entonces, se impone otra pregunta: ¿qué pasa con el carácter contracultural que debería tener el psicoanálisis para mantener su poder cuestionador? ¿Qué pasa con el carácter revulsivo de las verdades inconscientes cuando el psicoanálisis se ha popularizado o se ha banalizado de esa manera?".

Esa confusión entre psicólogo, psiquiatra o psicoanalista que señalaba habla de este desdibujamiento de lo que ofrece cada uno.

"Por eso, independientemente del título profesional de quien lo ejerza, uno de los grandes desafíos es recuperar ese costado cuestionador inherente al psicoanálisis, y por otra parte que, en ese movimiento por recuperar su capacidad de cuestionamiento, el psicoanálisis logre reinventarse de tal forma que pueda dar respuesta a los desafíos más actuales. En este momento, los pacientes no son los que atendía Freud hace más de un siglo (esas histéricas con los brazos paralizados de los primeros historiales freudianos). Hoy tenemos anoréxicas, toxicómanos, depresivos, gente que lo último que quiere hacer es ir a tirarse a un diván y asociar libremente. El desafío es cómo se hace, en un momento en el cual es difícil que la gente crea en algo, para recrear una relación que justamente se basa en una creencia, esta de que el analista es depositario de 'algo' que puede curar al paciente. ¿Cómo hacer, en una época en la que prácticamente se han deshecho todo tipo de lazos de dominación, para que se pueda crear esta forma de dominación artificial que implica la transferencia, que es algo así como la palanca de la cura".

¿Cómo se logra esto en una sociedad como la actual?

"Sin dudas no es sencillo. Creo que ha habido grandes cambios por parte de la comunidad analítica para adaptarse a estos desafíos. Sin embargo, también es cierto que muchos pacientes comienzan a descreer del psicoanálisis y adoptan otro tipo de caminos que parecen ser mucho más atractivos y más cortos. Una célebre historiadora del psicoanálisis ha dicho que así como el siglo XIX fue el siglo de la psiquiatría, y el siglo XX fue el del psicoanálisis, el siglo XXI sería el de las psicoterapias, en la medida que éstas prometen eficacia a corto plazo, lo cual las hace más atractivas para lo que reclama el aire de los tiempos. Por más que ese espíritu de época no conduzca a nada bueno".

EL PESO DE LA INSTITUCIONALIZACION

Para Alejandro Dagfal, un tercer desafío para el psicoanálisis estaría ligado a lo institucional, dentro de las instituciones analíticas mismas.

"Me parece que hace falta una adaptación de las formas organizacionales para que estén a tono con el discurso del que son portadoras. Para decirlo con un ejemplo concreto, siendo que el psicoanálisis se vale de la transferencia para lograr determinados efectos terapéuticos, al final de un tratamiento la idea es que esa transferencia se disuelva. En cambio, en las instituciones, suele ocurrir lo contrario: esas transferencias se estimulan porque generan mayor cantidad de seguidores o de miembros. En ese punto, las instituciones analíticas tienden a ser más conservadoras que transformadoras. Creo que ese tipo de contradicciones suelen ser callejones de difícil salida para el psicoanálisis mismo", afirma el historiador.

Algo similar ocurre en el ámbito de la universidad, donde el psicoanálisis ocupa un lugar predominante.

"El psicoanálisis no nació en la universidad ni necesitó de ella para expandirse. Freud tuvo, en ese sentido, que generar todo un movimiento por fuera de las instituciones y particularmente, por fuera de la universidad, que no lo aceptaba. Su ingreso a ese ámbito académico fue bastante tardío. No obstante, hoy en día, en Argentina se da una situación muy especial, sobre todo en las universidades públicas, en las que el psicoanálisis detenta un rol hegemónico. Y, como ya lo señalé, este lugar de privilegio implica responsabilidades ampliadas. Creo que el hecho de que el psicoanálisis hegemonice la formación de los psicólogos en la Argentina no está ni mal ni bien (siempre hay una teoría que predomina; en casi todo el resto del mundo se trata del cognitivismo). Pero ese lugar de privilegio implica la responsabilidad de estar a la altura de ese desafío. Con la transmisión universitaria a veces se corre el riesgo de repetir consignas huecas, como muletillas, con lo cual esas verdades supuestamente contraculturales y revulsivas del psicoanálisis terminan perdiendo su filo, se terminan asimilando en un discurso que pierde de vista sus orígenes, su fines y hasta su esencia".

Al mismo tiempo, las instituciones analíticas, según vimos, no están exentas de este mismo tipo de dogmatismos, que se sostienen en el principio de autoridad. "De pronto, las cosas dejan de ser ciertas porque se verifican en los resultados de una práctica, sino que lo son porque las dijo 'el maestro', ya sea que se trate de Sigmund Freud o de Jacques Lacan, su célebre discípulo francés. En ese contexto, para decirlo brevemente, creo que uno de los grandes retos para el psicoanálisis de nuestra época reside en que los psicoanalistas puedan hacer el duelo de sus propios ídolos. Sólo de ese modo podrán ayudar a que los pacientes hagan el duelo de los suyos".

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31

3ª MUESTRA DE CINE DE DERECHOS HUMANOS

Málaga del 7 al 11 de octubre 2013 en la Sala Alameda Cajamar de Málaga, Alameda Principal 19 a partir de las 18 horas

Miércoles 9 de octubre: Temática: MUJER

Proyección: "Vete y vive" dirigida por Radu Mihaileanu

Sinopsis: La operación Moisés auspiciada por Israel y EEUU desplaza a cientos de miles de refugiados judíos etíopes (falashas) refugiados en Sudán a Israel. Una madre cristiana hace pasar a su hijo por judío para mandarlo a Tel Aviv y salvar su vida .El niño crece con el miedo a ser descubierto. Es negro pero no es judio, ni huérfano.

Invitada:

Ana Cristina Carlos. Psicoanalista de la escuela de formación de terapeutas de la Fundación ANNA O.

Modificado por última vez en Viernes, 18 Julio 2014 12:31

¿Cuándo Acudir a Fundación Anna O?

Fundación Anna O. está especializada la salud emocional de la mujer, esta puede verse afectada por múltiples factores, muchos de ellos difícilmente perceptibles por quien los sufre. Algunos de los casos que solemos tratrar son: Maltrato físico y psíquico,  separación, depresiones, angustias, fobias, ataques de pánico, dificultades en la sexualidad, embarazos indeseados, dificultades en el aprendizaje, intentos de suicidio, anorexia, bulimia, conflictos familiares o abusos sexuales, violación y todo aquello que derive en un sufrimiento intolerable.

Nuestros Centros

Málaga
C/ Cañuelo San Bernardo nº3
29008 Málaga


Antequera
Calle del Picadero, 3 Portal 4,
Escalera A, 2º 1
29200 Antequera - Málaga

Información y Atención

Tlf: 952 21 29 33
[email protected]
www.fundacionannao.org