¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Actividades y Noticias de la Fundación Anna O

Blog de la Fundación Anna O.

Fundación Anna O. - Noticias

3ª MUESTRA DE CINE DE DERECHOS HUMANOS

Málaga del 7 al 11 de octubre 2013 en la Sala Alameda Cajamar de Málaga, Alameda Principal 19 a partir de las 18 horas

Miércoles 9 de octubre: Temática: MUJER

Proyección: "Vete y vive" dirigida por Radu Mihaileanu

Sinopsis: La operación Moisés auspiciada por Israel y EEUU desplaza a cientos de miles de refugiados judíos etíopes (falashas) refugiados en Sudán a Israel. Una madre cristiana hace pasar a su hijo por judío para mandarlo a Tel Aviv y salvar su vida .El niño crece con el miedo a ser descubierto. Es negro pero no es judio, ni huérfano.

Invitada:

Ana Cristina Carlos. Psicoanalista de la escuela de formación de terapeutas de la Fundación ANNA O.

Logo día europeo de las fundacionesSe trata de una iniciativa de DAFNE (Donors and Foundations Networks in Europe) que se celebra en doce países hoy, 1 de octubre, con el fin de que la sociedad mejore su conocimiento sobre estas entidades.

Por primera vez, fundaciones de todo el continente se unen en una acción común que subrayará el valor de su trabajo mediante la celebración de actividades simultáneas. La Asociación Española de Fundaciones es la organización que promueve esta iniciativa en España.

El sector fundacional europeo está actualmente integrado por más de 110.000 fundaciones que generan entre 750.000 y un millón de empleos directos; y un gasto anual entre los 83 y 150 billones de euros. Se trata por tanto, de un sector en crecimiento con un importante impacto en el desarrollo socio-económico de la UE.

Las fundaciones europeas operan en tantas áreas de actividad como necesidades y demandas ciudadanas existen, entre ellas: cultura, educación- investigación, medio ambiente, servicios sociales, sanidad, y actividades internacionales.

El déficit en el tratamiento de trastornos mentales, neurales y por abuso de sustancias es formidable, sobre todo en los países de escasos recursos. El Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra cada año el 10 de octubre, aspira a acrecentar la conciencia del público en torno a los problemas de salud mental.

Este jueves, 10 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, una efeméride instituida en 1992 por la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) y auspiciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se celebra en más de un centenar de países con el objetivo de informar y sensibilizar a la población acerca de los trastornos mentales, enfermedades que, según las estimaciones de la propia OMS, padecerán a lo largo de su vida una de cada cuatro personas de todo el planeta –en torno a 1.700 millones de personas.

Infocop Revista oficial Consejo General de la Psicología de España ver artículo

Aída de Vicente, Silvia Berdullas, Cristina Castilla y Susana Villamarín

Mayo de 2013 será recordado como un momento crítico en la historia de la salud mental. Ese es el mes en que salió a la luz la controvertida y esperada última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders): el DSM-5. Con cerca de 150.000 pedidos anticipados y con una recaudación de partida de más de 30 millones de dólares (unos 22 millones de euros), el manual de la Asociación Americana de Psiquiatría se ha situado entre los 10 libros más vendidos de Amazon desde su primer mes de lanzamiento.

Entre otras novedades, la nueva versión ha pasado a denominarse “DSM-5”, con números arábigos en vez de romanos como sus predecesores, para “poder identificar más fácilmente las siguientes actualizaciones”, en las que la Asociación Americana de Psiquiatría ya está trabajando y que saldrán a la luz cada pocos años, dándose a conocer como versiones 5.1, 5.2, 5.3., etc.

Actualmente, el nuevo manual describe 324 diagnósticos psiquiátricos, que abarcan desde la discapacidad intelectual hasta el trastorno de personalidad dependiente, pasando por un amplio listado de trastornos de la eliminación, neurocognitivos, relacionados con sustancias y otras adicciones, depresivos, de ansiedad, bipolares, disociativos, sexuales o disruptivos, entre otros.

Junto a un exitoso lanzamiento, la publicación del DSM-5 ha ido acompañada, como viene siendo habitual, de una intensa polémica, que esta vez, no obstante, ha traspasado las fronteras de la prensa científica, calando de lleno en los medios de comunicación de masas. En tan sólo un mes, han salido a la venta dos libros sobre el tema, “Saving Normal” (“Protegiendo la normalidad”, de Allen Frances) y “The Book of Woe” (“El libro de Woe”, de Gary Greenberg), se han publicado cientos de artículos de discusión y se han lanzado importantes campañas de recogida de firmas a escala mundial, advirtiendo de los peligros que entraña el uso del DSM-5.

La polémica se ha centrado, entre otras cuestiones, en la falta de validez de las diversas categorías diagnósticas, en el riesgo de presentar los diagnósticos como realidades objetivas (en vez de como juicios clínicos basados en la opinión de expertos y, por tanto, sujetos a sesgos), en la escasa utilidad de este sistema de clasificación de cara a implementar el mejor tratamiento basado en la evidencia, en su encuadre en el modelo biológico para la comprensión de la naturaleza de los trastornos mentales y, consecuentemente, en el protagonismo de la medicación, en la descontextualización de los problemas de salud mental de la experiencia personal y del contexto social, familiar o cultural del paciente, y, específicamente, en la excesiva ampliación de diagnósticos que recoge esta última versión. Tal y como  han apuntado algunos medios de comunicación, cualquier persona, bajo la visión del nuevo DSM-5, podría ser diagnosticada de, al menos, cuatro trastornos mentales de reciente creación, como el trastorno por atracón (comer en exceso más de 12 veces en tres meses), el trastorno de excoriación (rascado compulsivo de la piel), el trastorno de acaparamiento (dificultad persistente de desprenderse de objetos, independientemente de su valor) y el trastorno de sintomatología somática (preocupación “desproporcionada” hacia la propia salud y al menos, manifestación de un síntoma físico, como dolor de cabeza persistente) (Five new mental disorders you could have under DSM-5). En palabras del conocido psiquiatra Allen Frances, uno de los principales opositores al DSM-5, que además formó parte del grupo de trabajo de la versión anterior del DSM: "el DSM-5 será una bonanza para la industria farmacéutica, pero a costa de un enorme sufrimiento para los nuevos pacientes falsos positivos que queden atrapados en la excesiva amplia red del DSM-5".

Además del blog personal de Allen Frances (Psychology Today), cobra especial relevancia el grupo de activistas (procedentes de muy diversas disciplinas como la Medicina, la Psicología o el Trabajo Social, entre otras) que han creado la plataforma Boicot al DSM-5 (Boycott DSM-5). A través de esta página, los creadores dan a conocer a pacientes y familiares los diversos estudios científicos -elaborados por prestigiosos investigadores como S. Kirk, H. Kutchins o R. Bentall-, que demuestran que los diagnósticos del DSM tienen poco sustento científico, es decir, carecen de validez de constructo y escasa fiabilidad interjueces. La plataforma está recogiendo firmas para abolir el uso de este sistema de clasificación, animando a los usuarios de los servicios de salud a que se nieguen a ser diagnosticados según los criterios del DSM-5. “Con la utilización del DSM-5 se expandirán drásticamente los diagnósticos psiquiátricos, y millones de personas serán erróneamente etiquetadas como ‘enfermas mentales’, siendo innecesariamente medicadas”, advierten también.

No obstante, si bien la polémica ha sido objeto de una gran actividad, lo que ha marcado una diferencia histórica ha sido que se ha resquebrajado, por primera vez, la confianza de grupos e instituciones significativas en salud mental, que hasta ahora habían mantenido su apoyo hacia este sistema de clasificación y hacia la Asociación Americana de Psiquiatría, generando un ambiente de desconcierto entre profesionales, investigadores y pacientes.

De esta manera, la primera gran sacudida se produjo días antes de salir a la luz el DSM-5, con el comunicado emitido por el neurocientífico y psiquiatra, Thomas Insel, director del Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. (National Institute of Mental Health - NIMH), -el mayor proveedor de fondos económicos para la investigación en salud mental de todo el mundo- en el que anunciaba que dicha institución se desligaba de la clasificación DSM, debido a su “falta de validez”. Insel instaba a los científicos e investigadores a prescindir del uso de los criterios diagnósticos del DSM, alentándolos hacia la búsqueda de marcadores biológicos que permitan identificar síntomas de enfermedad mental, en un proyecto denominado Criterios de Dominio de Investigación (Research Domain Criteria). La nota motivó una dura respuesta por parte de la Asociación Americana de Psiquiatría, que recordó, a su vez, la falta de respaldo científico, después de décadas de investigación, del proyecto de búsqueda de biomarcadores defendido por el NIMH (ver: El debate mundial generado por el DSM-5).

Por su parte, los psicólogos representados por la Asociación Americana de Psicología (American Psycological Association) también se han manifestado en contra de la utilización del DSM-5. En marzo de 2013, esta Asociación elaboró la Declaración Pública de Preocupación sobre la Confiabilidad, Validez y Seguridad del DSM-5 (Statement of Concern About the Reliability, Validity and Safety of DSM-5), un documento en el que detalla las graves limitaciones del nuevo DSM. Asimismo, a través de la plataforma ipetitions ha lanzado dos campañas de recogida de firmas, (http://www.ipetitions.com/petition/dsm5/ y http://www.ipetitions.com/petition/protectnormal/), en las que se insta a “los profesionales, los investigadores, los seguros médicos, los editores de revistas, los responsables sanitarios, la industria farmacéutica y los medios de comunicación, a que eviten el uso del DSM-5”. La campaña ha sido apoyada por más de 15.000 firmantes y cerca de 50 organizaciones del ámbito de la salud mental de todo el mundo, incluido el Consejo General de la Psicología de España.

Fuera de EE.UU, el debate ha sido especialmente candente en el Reino Unido. Tal y como informamos hace unos meses a través de Infocop, la Asociación Británica de Psicología (British Psychological Association - BPS) aprovechó la coyuntura para solicitar un cambio de paradigma en salud mental, manifestando públicamente su oposición tanto a la utilidad de los sistemas de clasificación diagnóstica DSM y CIE, como a la aplicación del modelo biomédico para la comprensión de los trastornos mentales -y por lo tanto, a la búsqueda de marcadores biológicos-. En un comunicado histórico, la BPS señala las graves carencias y perjuicios que supone la aplicación del modelo de “enfermedad y diagnóstico” en salud mental, y se decanta hacia la utilización del sistema de formulación psicológica, frente a los diagnósticos psiquiátricos, apoyando su afirmación en los numerosos estudios que dan cuenta de que “existen pruebas concluyentes de que el sufrimiento humano es el resultado de una compleja combinación de factores psicológicos y sociales” (más información en: La Asociación Británica de Psicología llama al cambio de paradigma en salud mental).

Aunque parezca sorprendente, esta llamada al diálogo para reformular la conceptualización de los trastornos mentales y la manera de abordarlos, también ha sido solicitada “formalmente” por un grupo de psiquiatras del Reino Unido. En una acción sin precedentes, la Red Internacional de Psiquiatría Crítica (International Critical Psychiatry Network- ICPN), liderada por el doctor Sami Timimi, presentó, en mayo, una petición formal al Colegio de Psiquiatras de este país para la abolición de los sistemas de clasificación diagnóstica, acompañando dicha petición de una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org. Tal y como advierte el comunicado del ICPN: “Los principios en los que se sustenta el DSM son, de partida, erróneos, puesto que se basa en convertir en enfermedades un amplio rango de reacciones normales frente a circunstancias vitales, que más tarde se convierten en el objetivo de las industrias farmacéuticas, que elaboran medicaciones tóxicas para esas mismas supuestas enfermedades” (…) ”El proyecto del DSM no se puede justificar, ni en sus principios teóricos ni en la práctica. Tiene que ser abandonado para que podamos encontrar formas más humanas y eficaces de responder a la angustia mental”.

Todas estas acciones, procedentes de reconocidas instituciones y grupos de profesionales dentro del ámbito de la salud mental, han sembrado el desconcierto en la comunidad científica y el público general. Frente a estas voces críticas a los sistemas diagnósticos, todavía son muchos los profesionales, investigadores y pacientes que defienden su uso, alegando la necesidad de un lenguaje común para guiar la investigación y la práctica clínica. Con la finalidad de abordar este debate de actualidad y conocer las alternativas existentes más allá de las clasificaciones diagnósticas, Infocop online abordará mañana el estado de la cuestión de la mano de Marino Pérez Álvarez, psicólogo Especialista en Psicología Clínica y catedrático del Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo.

Infocop Revista oficial Consejo General de la Psicología de España - ver artículo

"Alternativas a las clasificaciones diagnósticas no faltan" - Entrevista a M. Pérez Álvarez, catedrático de la Universidad de Oviedo

Marino PérezEl modelo biomédico y los diagnósticos psiquiátricos imperan, hoy en día, en la forma de evaluar y tratar los problemas de salud mental. No obstante, este año, coincidiendo con la publicación del DSM-5, se han vertido importantes críticas, algunas desde figuras representativas de la propia Psiquiatría, hacia este modelo y hacia los sistemas de clasificación diagnóstica en los que se apoya, estableciéndose un debate sin precedentes en la historia de la salud mental.

Con el objetivo de conocer los fundamentos y las críticas que se han vertido hacia estos sistemas de clasificación, así como explorar la existencia de otras alternativas a los diagnósticos psiquiátricos, Marino Pérez Álvarez, psicólogo Especialista en Psicología Clínica y catedrático del Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo, expone, en esta entrevista, el estado de la cuestión.

ENTREVISTA

El enfoque predominante en salud mental es el modelo biomédico de enfermedad. ¿Podría explicarnos cuáles son los principios de este modelo de atención?

El modelo biomédico no es unívoco, sino variado: infeccioso, traumático, orgánico, sistémico, sindrómico, biopsicosocial y psicofarmacológico. Todas estas variedades están de alguna manera presentes y funcionando en Psiquiatría y Psicología. De todos ellos, quizá los más influyentes sean los dos últimos. Mientras que el modelo biopsicosocial es aclamado por psiquiatras y psicólogos como si no fuera biomédico, seducidos seguramente por el acoplamiento de los aspectos psico y social, siendo en realidad un eclecticismo al servicio bio- (un modelo en realidad bio-bio-bio con ribetes psico y sociales), el modelo psicofarmacológico es claro en Psiquiatría (aunque equivocado y a menudo nocivo) a cuenta de la medicación y está camuflado en Psicología a cuenta de supuestos mecanismos cognitivos averiados a tratar con presuntas técnicas específicas. Donde en psicofarmacología se invocan desequilibrios químicos que supuestamente corrige una medicación específica anti-esto o lo otro (lo que nada es cierto: ni el desequilibro, ni la medicación específica, si acaso algo es cierto es el desequilibrio después de la medicación), en Psicología se invocan esquemas disfuncionales (depresógenos, etc.) a tratar con técnicas específicas (reestructuración cognitiva para eso y lo otro) que, como en el caso de la medicación, de específicas no tienen más que el nombre. En general, el modelo biomédico supone una avería o disfunción interna, en el aparato nervioso o, para el caso, psíquico o mental, de la que derivarían los problemas observados (síntomas), a corregir mediante tratamientos presuntamente específicos (medicación o técnicas psicoterapéuticas o cognitivas).

¿En qué datos empíricos se sustenta este modelo para su aplicación a los trastornos mentales?

El mayor sustento de este modelo es el poder institucional, que no sabe pensar lo que le pasa a la gente más que en términos biomédicos (neurobiológicos), como si sus problemas fueran enfermedades como otras cualesquiera. No sólo es de esta manera porque así lo piensa el psiquiatra por su complejo de médico, y el psicólogo clínico quizá por su propio complejo de psiquiatra, sino así piensa el sistema, con sus diagnósticos y estadísticas (no en vano valiéndose de manuales diagnósticos y estadísticos) y prestación de servicios con base en la medicación. La industria farmacéutica es el poder en la sombra del modelo biomédico que domina en los sistemas de salud mental.

En términos de investigación empírica, este modelo se sustenta en estudios controlados aleatorizados, donde pacientes definidos por una condición clínica (un diagnóstico) se distribuyen aleatoriamente a un grupo u otro a fin de comparar un tratamiento que se quiere probar con otro tratamiento ya conocido, o con un grupo de control (placebo, paso del tiempo, tratamiento usual). Esta lógica deriva de la medicina basada-en-la-evidencia, de donde pasó a la Psiquiatría. Cuando la Psiquiatría utilizó esta lógica, parecía mostrar que la medicación era el tratamiento de elección para la mayoría de las condiciones clínicas, quedando la terapia psicológica como mera coadyuvante, secundaria en importancia (charla) y en el tiempo (por si fuera necesaria).

Ello llevó a las terapias psicológicas a mostrar su posible eficacia de acuerdo con esta lógica que, no está de más advertir, es la que conviene a la medicación. Y así y todo, se mostró que no hay prácticamente ningún trastorno de los usualmente definidos que no tuviera un tratamiento psicológico eficaz, tanto o más que la propia medicación, con la ventaja de no acarrear los conocidos inconvenientes de ésta. En una primera instancia, la terapia psicológica de más probada eficacia resultaba ser la terapia cognitivo-conductual, lo que daba a entender que otras terapias no eran eficaces o, al menos, su eficacia no estaba probada. Así, por la cuenta que les tenía, otras terapias como la psicoterapia psicodinámica, la terapia sistémica y la terapia humanista se apresuraron a mostrar su eficacia de acuerdo con esta misma lógica. Y, en general, la mostraron. En particular, la terapia humanista abrió un nuevo frente, mostrando que quizá son las relaciones, más que las técnicas, lo que hace eficaces a las terapias. El caso es que ahora se tiene una variedad de terapias psicológicas eficaces, con la polémica abierta de en qué medida su eficacia es debida a las relaciones, a las técnicas o a su interacción.

Con esa lógica de investigación se solucionó el problema de que las terapias psicológicas no quedaran fuera del mapa, arrasadas por la medicación, pero se abrieron otros problemas relativos a su funcionamiento. Se sabe que son eficaces, pero no está claro por qué y cómo lo son: únicamente lo tienen claro los fundamentalistas de cada terapia. Respecto a la medicación, tampoco se sabe cómo funciona. Lo que se sabe es que su posible utilidad no radica en que corrija condiciones neuroquímicas causantes de trastornos (que no están establecidas) sino, curiosamente, en que el desequilibrio o toxicidad que la propia medicación produce puede ser útil en suprimir o enmascarar síntomas.

Al final, esta lógica de investigación consistente en estudios controlados aleatorizados no es la última palabra, ni el camino futuro de la investigación en psicoterapia. Así, por ejemplo, lejos de aclarar por qué y cómo funcionan las terapias, deja todo en la oscuridad. Por otra parte, se basa en diagnósticos psiquiátricos que, como es conocido y reconocido hasta por la propia psiquiatría, carecen de validez. Por si fuera poco, lejos de ser lo mejor que se puede ofrecer a los pacientes, incurre fácilmente en una protocolización (nomotética) que pierde el carácter ideográfico, centrado en el caso, de la Psicología Clínica (y de la Psiquiatría que se precie). Con todo, los clínicos no tienen por qué ir a ciegas, a salto de mata o, como si dijéramos, por libre, más que por ineptitud, vagancia o extravagancia.

Este enfoque de enfermedad en salud mental, ¿qué implicaciones tiene para la práctica clínica? ¿Y para los pacientes?

El modelo biomédico determina la manera de pensar de las instituciones y de los profesionales, como si los problemas que atienden fueran enfermedades. Así, se forman y formatean psiquiatras y psicólogos especialistas a imagen y semejanza de una especialidad médica, una especie de internistas de la mente, como si los síntomas brotaran de una avería en el cerebro-mente -tal es una confusión al uso-. Si la práctica clínica está formateada al modo biomédico, los pacientes también lo están, con la ventaja de que ya vienen de casa aleccionados por el marketing farmacéutico.

El caso es que los pacientes se merecen algo mejor que un diagnóstico al uso y unas pastillas y barnices psicológicos. Para empezar, el propio rol de paciente puede ser prejuicioso. El llamado “paciente” es, en realidad, un consultante o usuario de unos servicios. Por lo pronto, también, el consultante se merecería una información de opciones. No meramente si quiere “pastillas” o “hablar”. Sino una información “hablando claro”, como dice la psiquiatra Moncrieff, acerca de lo que da de sí la medicación psiquiátrica. Por su parte, el “hablar” según se perciben las terapias psicológicas puede ser el verdadero tratamiento psicológico, sabido que una acepción de “tratamiento” es hablar de un asunto para entender lo que pasa y hacer algo para solucionarlo. Efectivamente, una acepción de “tratamiento” del diccionario de la Real Academia Española es “un modo de trabajar ciertas materias para su transformación”.

Para el caso, las materias (“causa material”) de las que se hacen los problemas psicológicos serían los problemas de la vida (pérdidas, conflictos, decepciones, frustraciones, agobios, crisis…). Tengo para mí que el tratamiento de un tema o problema en una reunión ofrece un modelo para el tratamiento psicológico más adecuado que el tratamiento médico caracterizado por la medicación o la intervención quirúrgica.

El problema de la información, hablando claro, sería para el sistema de salud. Si los pacientes o usuarios eligieran, con la debida información, probablemente elegirían a los clínicos que les escuchan y hablan de los asuntos que les importan. De modo que, quienes lo hicieran así, se cargarían de trabajo sin ganar más, aparte quizá de ojerizas profesionales.

Dentro del modelo biomédico, ¿qué papel juegan las clasificaciones diagnósticas, tales como el DSM y el CIE? ¿Qué método se utiliza para la determinación de los diferentes trastornos mentales?

Juegan el papel de “sistema operativo”, predeterminando lo que saben, piensan y hacen los clínicos y lo que terminan por tener los pacientes, como si fuera lo más natural. La Psicología, empezando por la Asociación Americana de Psicología, recomienda el CIE en vez el DSM, pero, para el caso, en mi opinión, es lo mismo. Ambos se utilizan para las estadísticas de los servicios que prestan y del estado de “salud mental” de la población, como manuales diagnósticos y estadísticos que son (no propiamente fundamentos clínicos o ciencia psicopatológica). Tienen también otro uso obligado, en este caso, por las revistas científicas, que exigen definir a los “participantes” en un estudio o investigación de acuerdo con estos sistemas diagnósticos (típicamente, el DSM). Sin embargo, el propio Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. (el NIMH, por su siglas en inglés), que define, por así decir, los “planes quinquenales” de investigación en psiquiatría (qué se financia y qué no, etc.), ha declarado para sorpresa de la propia Psiquiatría, pero con coherencia, en vista de lo que hay, que no utilizarán el DSM, por su falta de validez. Personalmente, no sé qué harán ahora las revistas y los investigadores, pues, utilizar el DSM sería como prevaricar, usar un sistema diagnóstico a sabiendas de que no es válido.

Algunas voces críticas dentro del ámbito de la Psiquiatría llevan años alertando sobre la falta de validez y los perjuicios que genera el uso de las etiquetas diagnósticas. De acuerdo con estos profesionales, ¿qué razones argumentan para concluir que su uso es más perjudicial que beneficioso?

De siempre, los sistemas diagnósticos psiquiátricos han recibido críticas, que ya formaban parte de su seguir adelante, como si dijeran “ladran, luego cabalgamos”. Pero ahora, lo perros ladradores, son mordedores, porque ya no son psiquiatras “hippies”, anti-psiquiatras, psiquiatras anti-sistema, los que alzan la voz, sino psiquiatras del sistema, como el señalado NIMH. Ya no se trata de francotiradores anti-sistema, sino de una crisis interna del propio sistema, que pone en entredicho el sentido común y el mundo dado por hecho de la Psiquiatría, por así decir, su sistema operativo (como la Psiquiatría fenomenológica supone que ocurre en la esquizofrenia). El DSM-5 nació clínicamente muerto, porque ya antes de su aparición (en mayo de 2013) estaba repudiado por falta de validez. Los sistemas diagnósticos han mejorado la fiabilidad a costa de la validez. Como se sabe, una medida puede ser muy fiable y, sin embargo, no servir para lo que se supone debiera servir. La evaluación de los lunares de la piel es bien fiable, pero no tiene validez para diagnosticar un melanoma.

Los diagnósticos psiquiátricos carecen de validez en su tres dimensiones: discriminante, predictiva y de constructo. Carecen de validez discriminante o de contenido, ya que no discriminan unos diagnósticos de otros (dando lugar, por ejemplo, a la aberración diagnóstica de la comorbilidad), ni lo que es normal de lo que pudiera ser trastorno (dando lugar a la patologización de los problemas normales de la vida), todo ello debido a que dejan fuera el contenido de lo que realmente le pasa a la gente. Carecen de validez predictiva porque no sirven ni para predecir la evolución del problema, ni la respuesta al tratamiento. Empezando porque la medicación psiquiátrica no tiene ninguna especificidad (los nombres de “antidepresivos”, “antipsicóticos”, “estabilizadores del humor”, son eslóganes comerciales, que no definen para nada especificidades fármaco-clínicas). Las terapias psicológicas tampoco son específicas (así, por ejemplo, la terapia cognitiva de la depresión se aplica a todo, mutatis mutandis). De hecho, existe un interés creciente por las dimensiones transdiagnósticas y por principios terapéuticos más que por técnicas específicas. Finalmente, la validez de constructo o conceptual brilla por su ausencia, porque no se sabe cuáles son los problemas que les ocurren a la gente y que los clínicos debieran entender. Desde luego, con el DSM, no se entienden: los problemas de la gente no son 3 síntomas de 5, y así. Falta una psicopatología (pace Costa y López) de base fenomenológica, interesada en describir la estructura o gestalt de los problemas psicológicos, comprenderlos en la perspectiva de primera-persona y explicarlos en el contexto biográfico y circunstancias de la vida. Nada de eso permiten los sistemas diagnósticos al uso.

Por otro lado, el grueso de los profesionales en salud mental y los pacientes se muestran reacios al abandono de las etiquetas diagnósticas, alegando que les permiten “comprender” y dar significado a la experiencia de sufrimiento que están viviendo. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Las etiquetas diagnósticas son lo que hay: lo que los clínicos saben hacer en salud mental (y algunos, quizás, no más que eso) y lo que los pacientes esperan, según ellos, al estar conformados por el modelo médico, aún antes de ir a consulta, como decía. A unos y otros, por una o por otra función, les sirven. A los clínicos les da estatus y rol a imagen y semejanza de médicos, así como seguridad, pautas de apego y tranquilidad. Por su lado, los pacientes se sienten comprendidos, siquiera fuera porque su problema encaja en un cuadro conocido y el clínico sabrá lo que tiene que hacer. Esto da “moralización”, en el sentido de J. Frank: alivia la preocupación y promueve la esperanza (y de paso conforta a los clínicos), lo que puede ser un factor “curativo”. Sin embargo, los diagnósticos al uso no son lo mejor que se pueda ofrecer, ni inevitables.

Con todo, la cuestión no es clasificar o categorizar, que son formas del entendimiento humano y actividades científicas y técnicas esenciales, sino el fundamento y el uso que tenga la clasificación y categorización: si están fundadas de la mejor manera y tienen un uso razonable y honesto. Cosa que no ocurre con las clasificaciones psiquiátricas de las que hablamos: que ni están fundadas - porque no captan ni describen la realidad por sus “junturas naturales”, como diría Platón, como si un carnicero despiezara las reses a hachazo limpio y simplemente por las protuberancias observadas, a bulto-, ni tampoco se usan razonablemente, porque se utilizan a menudo para comercializar medicamentos y patologizar la vida cotidiana. El hecho de que aparezcan con frecuencia problemas categorizables, como ansiedad y depresión, se debe, en mi opinión, a que son, más que categorías clínicas o “enfermedades”, categorías existenciales, propias de la condición humana de ser-en-el-mundo, con sus incertidumbres, inquietudes, pérdidas, etc.

Frente a este modelo biomédico en salud mental, ¿qué otras alternativas se han propuesto y en qué consisten?

Por supuesto que hay vida más allá del modelo biomédico. El problema no es que no haya alternativas, el problema es, incluso, que hay abundancia de ellas, como suele pasar en Psicología. El problema es que no tienen el poder institucional para hacerse valer, como lo tiene el modelo biomédico: que sin el fundamento científico que se arroga está implantado como si fuera la verdad incuestionable. En Psicología Clínica, existen alternativas a los sistemas diagnósticos psiquiátricos, algunas de las cuales son ellas mismas sistemas diagnósticos psicológicamente fundados y operacionalizados. Así, por ejemplo, existe el sistema diagnóstico psicodinámico operacionalizado, desarrollado en Alemania, que si bien no deja de adherirse al patrón del CIE-10, lo cierto es que está fundado en la experiencia de enfermedad, las relaciones interpersonales, los conflictos y la estructura psíquica del paciente. El cliente como autosanador activo es toda una alternativa de parte de la terapia humanista. El enfoque sistémico es alternativo al enfoque biomédico. El análisis funcional de la conducta es una alternativa de siempre a los sistemas diagnósticos tradicionales. El trastorno de evitación experiencial definido por la terapia de aceptación y compromiso se ofreció en su día como una alternativa transdiagnóstica a las categorías diagnósticas tipo DSM. El enfoque contextual de las terapias de tercera generación ofrece un modelo enteramente alternativo al modelo médico.

Dentro de la propia Psiquiatría existen también alternativas, igualmente dispares. Así encontramos los criterios de dominio de investigación (RDoC, por sus siglas en inglés) promovida por el NIMH (que había declarado que no usarían el DSM), sobre la idea de dimensiones comunes transdiagnósticas y la esperanza de identificar circuitos neuronales defectuosos. Por su parte, la Red Internacional de Psiquiatría Crítica, de origen británico y que propugna la abolición del DSM y el CIE, reivindica la rehabilitación psicosocial como alternativa.

Consiguientemente, alternativas no faltan, incluso abundan. Lo que falta es poder institucional para hacerlas valer. ¿Pero cuáles? Esa es otra. La paradoja es que la pluralidad de alternativas facilita que todo siga igual. Pero sin alternativas, sería peor. ¿Por qué no promover una alternativa única, consensuada?: la comunidad científica no se pondría de acuerdo (lo de “comunidad” es un decir). Cuando se establecen consensos en Psiquiatría están apañados, a menudo, plagados de intereses. Hay que ser optimistas en que es muy difícil que las cosas mejoren.

¿Qué datos empíricos avalan estas posturas?

Permítase un reparo por mi parte a la insistencia por los “datos empíricos”, bajo el supuesto seguramente de que si hay datos, algo ya está justificado, como cuando se contraponen datos o hechos a opiniones o teorías, como si éstas no fueran también hechos y éstos, a su vez, opinables. Los datos empíricos abarrotan el mundo, incluyendo la Psiquiatría y la Psicología. Lo que faltan son conceptos, ideas y teorías para mejor entenderlos. Así, por ejemplo, la Psiquiatría nunca dispuso de tantos datos empíricos como ahora y, sin embargo, o quizá precisamente por ello, está sumida en la mayor crisis de su historia. Hay montones de “hechos” conocidos sobre la esquizofrenia (una revisión encuentra 77), pero al final no se sabe qué es: si es una entidad, varias o ninguna, ni dónde seguir buscando. Entretanto, ahí está la gente con esas alteraciones de la experiencia del mundo y de sí mismos tan extrañas, abrumadoras e incomprendidas.

Las alternativas señaladas disponen de datos empíricos que las sustentan: sean datos ya existentes debidamente interpretados en su línea o sean datos obtenidos en su propia línea de producción. Así, por ejemplo, el sistema RDoC retoma hallazgos básicos de la Psicología Experimental a partir de los cuales ir ampliando dominios y rellenando casillas (genéticas, neuronales, etc.). Por su parte, la Red Internacional de Psiquiatría Crítica se atiene a las prácticas existentes en la rehabilitación social, intervenciones comunitarias, grupos de auto-ayuda, etc. El enfoque humanista emprendió el estudio de las relaciones empíricamente apoyadas, en paralelo y como contrapunto del movimiento de los tratamientos empíricamente apoyados. Las terapias contextuales constituyen un programa de investigación que genera datos experimentales y evidencia clínica en su propia línea, que avalan sus concepciones y procedimientos.

El problema no es falta de datos, sino de ideas y teorías. En Psiquiatría y Psicología las diferencias entre los enfoques no se reparten entre los que carecen de datos empíricos y los que los tienen (todos los tienen en alguna medida). El problema es que no existen acuerdos, ni teorías unificadas, ni se esperan. Al final, prevalece la fuerza institucional sobre la racionalidad más sensata (como para luego diagnosticar a la gente por su “insensatez”, “neurosis” o “esquizofrenia”).

La Asociación Británica de Psicología (BPS) se ha posicionado recientemente contra el uso de las clasificaciones diagnósticas en salud mental, proponiendo la aplicación de “la formulación psicológica” frente a las etiquetas diagnósticas. ¿Podría explicarnos en qué consiste la “formulación psicológica” y poner algún ejemplo?

Una de las maneras de entender la “formulación psicológica” es la “formulación del caso”, de acuerdo con conocimientos establecidos en la Psicología, que incluyen la concepción y explicación del problema, su evaluación y análisis, así como la derivación de un procedimiento de ayuda, de solución o de terapia. Se trata de un enfoque ideográfico, centrado en la persona y sus circunstancias, que no deja, ni puede dejar de implicar la tipificación, clasificación o categorización. Si bien cada caso es único, ninguno es lo nunca visto. El problema no es usar categorías, sino qué categorías usar. Así, las terapias psicológicas tienen sus categorías, conceptos, términos y procedimientos, de acuerdo con los que formulan el caso. Dentro de su variedad (que, para bien y para mal, existe), en general, las terapias psicológicas tratan de entender los problemas de la gente en el contexto biográfico de la persona y sus circunstancias, y la posible ayuda o solución deriva de la co-operación o “alianza de trabajo” entre el consultante y el profesional. La tendencia que tienen los psicólogos a normalizar los problemas y validar lo que hace la gente tiene que ver con la comprensión a la que llegan del caso, como si dijéramos que dada su historia y circunstancias de vida, es normal que a la persona le pase lo que le pasa. A partir de aquí, la cuestión es ver cómo ayudar a salir de la situación.

¿Qué ventajas proporciona la formulación psicológica frente a un diagnóstico psiquiátrico? ¿E inconvenientes?

La formulación psicológica estudia el caso en su particularidad y define objetivos y soluciones de acuerdo con las posibilidades, condiciones y formas de vida de la persona (por ejemplo, acordables en la terapia). El problema se trata de acuerdo con su propia naturaleza biográfica y circunstancias actuales, sin el estigma que suele tener la enfermedad mental. Los “pacientes” se sienten comprendidos y pueden llegar a ser agentes activos en la salida de sus problemas actuales y abordaje de los futuros.

En cuanto a los inconvenientes, veo dos. Uno es que la formulación psicológica puede incurrir todavía en un modelo biomédico subrepticio, cambiando términos neurobiológicos y diagnósticos psiquiátricos por otros de factura y nomenclatura psicológica. Otro inconveniente es que la formulación psicológica se presta a formulaciones “silvestres”, al gusto y aliño del clínico de turno. Sería la diferencia del leguleyo respecto del jurista, del practicón respecto del médico, o del chapuzas respecto del profesional.

A su modo de ver, ¿considera que estamos viviendo un proceso de cambio de paradigma en salud mental? ¿Qué futuro cree que se presenta para la Psicología?

Como he dicho, soy optimista en percibir las dificultades para que las cosas cambien, lo que, si por un lado, te sitúa en la cruda realidad, por otro, puedes percibir sus grietas y resquicios para el cambio, donde hincar palancas. Dentro de su poder institucional, que no científico, el modelo psiquiátrico está en quiebra: sin genes, sin marcadores biológicos, sin diagnósticos válidos, sin medicaciones específicas (cuya utilidad no es sino el posible beneficio de su toxicidad). Por su parte, la Psicología está ofreciendo alternativas. Incluso en la esquizofrenia, que es la piedra de toque y último baluarte de la Psiquiatría Biológica, sin más que el poder institucional de la medicación establecida como ley, la Psicología está ofreciendo alternativas explicativas y asistenciales. Al fin y al cabo, lo que más se sabe en términos etiológicos y patológicos de la esquizofrenia tiene que ver con experiencias traumáticas, pautas de apego desorganizado y procesos de despersonalización. Por otra parte, no deja de ser curioso que el único trastorno con etiología reconocida en el DSM sea el de estrés postraumático.

En relación con alternativas asistenciales, no está de más recordar un recorrido paralelo que data de la década de 1950 de la historia de los antipsicóticos, hoy día en entredicho a pesar de su amplio uso (véanse los libros de Moncrieff) y de la Sociedad Internacional para la Aproximación Psicológica y Social a la Psicosis (ISPS), hoy en alza, como se ve, por ejemplo, por los cursos anuales sobre esquizofrenia (el nº XVIII en 2013) en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, la edición de la revista Psychosis: Psychological, Social and Integrative Approaches y la serie de libros de la colección Psicopatología y Psicoterapia de las Psicosis, dirigida por Jorge Tizón de la Editorial Herder. Una nueva vida para la terapia psicológica de la esquizofrenia puede empezar a abrirse paso. No es para pensar en un futuro pluscuamperfecto, pero sí más perfecto que el pasado imperfecto en el que todavía estamos.

Para finalizar, ¿le gustaría añadir algún otro comentario de interés?

Una de las cosas que hay que hacer para un posible mejor futuro de la psicología es lo que hace Infocop: siempre alerta a las novedades de la psiquiatría (por lo común conmociones y crsis) que conciernen a la psicología y a los avances de la psicología, con las tribulaciones que sean. Es muy de agradecer su información al día, traducida cuando es el caso, comentada y acumulativa, en conexión con informaciones y documentos anteriores sobre el tema. ¡Buen trabajo y buen equipo el de Infocop!

Infocop | 30/01/2014 (ver noticia)

Del 22 al 25 de enero de 2014, tuvo lugar la 44 edición de la Asamblea Anual del Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF), en Davos (Suiza). Este encuentro, que reúne anualmente a un amplio grupo de jefes de Estado y de Gobierno del mundo, junto a los principales expertos en economía, líderes empresariales, periodistas e intelectuales, tiene por objetivo analizar los problemas más graves que afectan al desarrollo mundial, como la salud y el medioambiente, para fijar los nuevos desafíos a los que deben hacerse frente.

El psiquiatra Thomas Insel, director del Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. (National Institute of Mental Health - NIMH) también asistió a esta asamblea y, tras su finalización, emitió un comunicado en su blog, señalando el papel destacado que ha ocupado la salud mental en esta edición. Es el año en el que la salud mental se ha convertido en un tema candente en el Foro Económico Mundial, con más de 20 sesiones sobre salud, centradas en los trastornos mentales, la demencia o las terapias de atención plena (mindfulness)”, explica Insel. Algunos líderes políticos, como el primer ministro de Noruega, Philip Campbell, declararon que la salud mental constituía su atención prioritaria y, de manera generalizada, se ha advertido de la necesidad de adoptar un enfoque global sobre este “problema emergente, gravemente estigmatizante y frecuentemente mal entendido” (del mismo modo que fue considerado en su momento el problema del SIDA en la asamblea del WEF de 1994).

Según T. Insel, el hecho de que los trastornos mentales centren la atención de un foro económico se explica por tres razones fundamentales. En primer lugar, los problemas de salud, especialmente las enfermedades crónicas no transmisibles (es decir, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias y los trastornos mentales), se han convertido en la principal amenaza económica para la salud pública. De acuerdo a un estudio del WEF, los trastornos mentales supondrán un gasto para la economía mundial de 6 billones de dólares en el año 2030, encabezando la lista de la carga económica asociada a problemas de salud, y esto sin tener en cuenta el hecho de que los problemas de salud mental aumentan considerablemente, además, el riesgo de padecer otras enfermedades crónicas. En segundo lugar, los trastornos mentales, sobre todo, la ansiedad y la depresión, suponen una amenaza para la productividad de las empresas, si se tienen en cuenta las cifras de absentismo y bajas laborales que generan.

Finalmente, el director del NIMH apunta que la Asamblea anual ha puesto de manifiesto que el siglo XXI pertenecerá a “las economías centradas en el cerebro”, de ahí el interés mostrado tanto en EE.UU. como en Europa por desarrollar avances en el ámbito de la neurociencia, así como el emergente crecimiento de las políticas sobre salud mental, que promueven recursos desde el desarrollo del niño hasta la prevención de la demencia. A este respecto, Insel añade que “es importante destacar que uno de los comentarios recurrentes en las sesiones de Davos fue la importancia de la inclusión de los factores sociales en la investigación y los tratamientos para los trastornos mentales”. Junto la expresión de “no hay salud sin salud mental”, podemos añadir, a partir de la asamblea del WEF, que “no hay riqueza sin salud mental”, apunta T. Insel.

La Asamblea anual del Foro Económico es un indicador de las próximas tendencias mundiales, por lo que “el surgimiento de la salud mental como un tema candente en la reunión de este año es sólo un ejemplo del creciente reconocimiento de que ha llegado el momento de centrar los esfuerzos en este grave problema de salud pública, que ha recibido escasa atención hasta ahora”, concluye finalmente el director del NIMH.

Fuente:

Mental Health in Davos

Infocop | 07/03/2014 6:33:00 ver artículo

Brett J. Deacon, profesor de Psicología de la Universidad de Wyoming (EE.UU.), ha publicado un artículo en el que revisa la validez y la utilidad del modelo biomédico en salud mental, así como las consecuencias de este enfoque para la investigación y práctica en psicoterapia. El artículo, publicado en el número 33 de la revista Clinical Psychology Review, recoge toda la evidencia científica disponible hasta la fecha en este campo, concluyendo la necesidad de iniciar urgentemente un diálogo “honesto y público” para reconsiderar la utilidad de otras aproximaciones biopsicosociales en salud mental, frente al enfoque biomédico, dados sus pobres o inexistentes resultados.

Tal y como explica B.J. Deacon, desde hace más de 30 años la aproximación predominante en salud mental ha estado centrada en la búsqueda de las causas biológicas de los trastornos mentales. De acuerdo a este modelo biomédico, que ha calado de lleno en la ciencia, las políticas y las prácticas en salud mental en todo el mundo, los trastornos mentales son considerados enfermedades cerebrales causados por un desequilibrio de neurotransmisores, anormalidades genéticas y defectos en la estructura y funciones del cerebro, que se pueden corregir mediante psicofármacos específicos.

El pasado 27 de noviembre la Fundación ANNA O. organizó su décimo encuentro de asociaciones y fundaciones. En esta ocasión asistieron a dicho encuentro: Antonio Perez, Ana Rueda y Toñi Crespo de la Asociación de vecinos Parque del Mar y Oscar López, presidente de la Federación Local Asociaciones de Vecinos Solidaridad.

Durante la misma tuvimos la ocasión de conocer en persona a miembros de estas dos organizaciones y sobre todo pudimos escuchar las actividades que llevan a cabo estas dos entidades. Por nuestra parte pudimos hacer un pequeño recorrido por la Fundación para enseñarles los espacios donde llevamos a cabo la actividad que realizamos desde hace 25 años.

Los Encuentros entre Asociaciones y Fundaciones, son una iniciativa de Fundación Anna O. desarrollada desde el año 2015, cuya finalidad es, estrechar lazos con otros colectivos que realizan su actividad en Málaga y con el objetivo de estudiar vías de colaboración entre las diferentes entidades participantes.

La jornada fue muy fructífera y esperamos continuar en contacto para futuras colaboraciones.

Seguro que lo has dicho o pensado más de una vez....No tengo ni idea de qué hacer con mis hijos...y luego vienen las preguntas ¿Cómo enfrentarse a los problemas que tienen los hijos? ¿Cómo actuar ante la dependencia de las nuevas tecnologías? ¿Cómo responder a las preguntas que nos plantean? ¿Qué hago si mi hijo/a se pasa todo el día delante de una pantalla jugando? ¿Debo permitir que mi hijo/a tenga whatsapp? o más concretamente ¿Es normal que tenga móvil tan pequeño? ¿Cuál es mi papel como padre/madre? ¿Tengo que estar preparado/a para la adolescencia? ¿Cómo afrontar una separación? ¿son las drogas un tema tabú o hay que tratarlo? ¿y el sexo? ¿es bueno educar con castigos? ¿Hay que poner límites a los/as niños/as? Cuando somos padres o madres es normal que nos surjan un montón de preguntas y no tengamos muchas respuestas (o casi ninguna). En el taller de padres de Fundación Anna O. vamos a tratar de abordar todas estas cuestiones intentando dar soluciones a cada caso. Trabajaremos sin un temario específico, la temática la darán los padres y madres asistentes con su problemática y sus dudas, de forma específica y colaborativa.  IMPARTIDO POR: PATRICIO OLIVERA Psicoterapéuta de familias y psicoanalista. ORGANIZA:FUNDACIÓN ANNA O.  FECHAS: Comienza el 28 de enero 11 de febrero y 25 de febrero. Horario: de 19.00 a 20.30 h. ¿A QUIÉN VA DIRIGIDO? A madres, a padres, a familias convencionales, multifamiliares (padres con hijos de diferentes parejas), padres/madres solteras/os, padres/madres del mismo sexo, a los que quieren ser padres, a educadores, docentes, trabajadores sociales, y a participantes de talleres anteriores. En este taller caben todas las realidades, siempre hay algo más, algo nuevo que aprender. En cada Taller se trabaja con lo actual, en  tiempo presente, con lo que nos está pasando en este momento de la vida y de las edades de cada una de las madres, padres e hijos. Procuramos definir nuestras responsabilidades como padres y precisar qué podemos hacer con ellos, nuestros hijos y qué no podemos hacer con ellos. Es un espacio en donde los temas nunca se agotan.  Inscripción 10 € / sesión ya vengas sólo/a o acompañado/a de tu pareja La inscripción podrá realizarse en el formulario que le adjuntamos aquí abajo o en nuestra sede llamando al 952 21 29 33 FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN

Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos: los datos que nos facilite pasarán a un fichero propiedad de la Fundación ANNA O. con fines estadísticos y de contacto. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en La sede de la Fundación ANNA O. o en la dirección Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fundación Anna O fue galardonada en la tarde de ayer con el premio Málaga Voluntaria 2018 a la Igualdad de Derechos por la labor de su voluntariado, ayudando con sus conocimientos, trayectoria y formación especializada a otras mujeres que sufren y están en grave riesgo, logrando hacerlas conscientes del derecho a la igualdad de oportunidades e integrándolas en la sociedad de manera productiva y saludable.

ganadoras malaga voluntaria 2018

 

El Ayuntamiento de Málaga, a través del Área de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo, ha premiado y homenajeado este martes a personas voluntarias y entidades de la capital en la XIV edición de la Gala de los Premios Málaga Voluntaria.

Esta gala se celebra con motivo del Día Internacional del Voluntariado y con ella el Consistorio quiere ofrecer un reconocimiento a la labor desarrollada por personas y colectivos que destacan por su dedicación voluntaria y desinteresada, impulsando la práctica del voluntariado como forma de subrayar el papel activo de la ciudadanía y de fomentar valores democráticos esenciales, como la solidaridad, la tolerancia y la justicia social.

Así, el fallo del jurado contempla reconocimientos en los apartados de igualdad de derechos, asistencia social, protección del medio ambiente, promoción de la cultura, prevención de la salud y promoción del deporte y, por último, cooperación internacional, categoría que ha quedado desierta al no haberse presentado candidaturas en esta edición.

El premio consiste en una reproducción en bronce de la obra 'Encuentro' del autor Carlos Albert Andrés, escultura ganadora en el año 2005 del concurso de escultura Premios Málaga Voluntaria, creado expresamente para servir de galardón a estos premios.

Además de Fundación Anna O. los premiados de esta año son: Asociación Alhelí en la modalidad de asistencia social, Amalia Asunción Gutiérrez de Valenzuela geente de la Fundación Benéfico Asistencial Corinto a título individual. En la modalidad de prevención de la salud y promoción del deporte, el colectivo premiado ha sido la Asociación de Padres de Niños y Adultos Autistas de Málaga, Autismo Málaga. En promoción de la cultura, las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, con su proyecto 'Cantando contigo' y en protección del medio ambiente la Asociación la Fábrica Social, con la iniciativa presentada 'Adopta 2.0' y su web 'perrosdemalaga.com'.

 

 

¿Cuándo Acudir a Fundación Anna O?

Fundación Anna O. está especializada la salud emocional de la mujer, esta puede verse afectada por múltiples factores, muchos de ellos difícilmente perceptibles por quien los sufre. Algunos de los casos que solemos tratrar son: Maltrato físico y psíquico,  separación, depresiones, angustias, fobias, ataques de pánico, dificultades en la sexualidad, embarazos indeseados, dificultades en el aprendizaje, intentos de suicidio, anorexia, bulimia, conflictos familiares o abusos sexuales, violación y todo aquello que derive en un sufrimiento intolerable.

Nuestros Centros

Málaga
C/ Cañuelo San Bernardo nº3
29008 Málaga


Antequera
Calle del Picadero, 3 Portal 4,
Escalera A, 2º 1
29200 Antequera - Málaga

Información y Atención

Tlf: 952 21 29 33
[email protected]
www.fundacionannao.org