fbpx Imprimir esta página
Jueves, 12 Mayo 2016 14:14

II Bienal Internacional de Arte y Escuela, o Juan Bautista Lopez Blanco “Bauti” y su obra comenzada en los inicios de su actividad docente y que hoy, jubilado, continua.

Bauti es un artista polivalente. El cree y así se presenta orgulloso que es docente, Maestro y que lo suyo es la enseñanza. No se me ocurre discutirle este perfil identitario, pero los que compartimos con él, espacios, tareas, proyectos, preocupaciones, convocatorias, encuentros, viajes culturales, intercambio entre docentes y artistas y más cosas, no dejamos de ver y admirar su obra y su enorme capacidad de convocatoria. Es difícil, casi imposible permanecer indiferente ante su muestra artística. Es fácil en cambio, subirse a su entusiasmo de cuanto proponga, cualquier actividad en donde el arte en cualquiera de sus manifestaciones esté presente.
Muchas veces he pensado que la vida es bella, necesito que así sea. Pero con Bauti he comprendido finalmente, que la vida está allí y que para que sea bella, hay que hacerla, se trata de una construcción y solo así la vida merece la pena ser vivida. Da igual allí donde vayas, qué encuentras detrás de cada esquina, frente a algún monumento, contemplando una galería de cuadros o sintiendo el agudo timbre de un violín. Todo eso es bello según la posición en la que estés, todo eso puede pasar ante tus ojos y no verlo, resonar en tu cuerpo y no enterarte, estar en un estadio y no escucharlo.
Bauti se empeña en que la vida tan bella para él, no sea solo para sí, quiere compartirla, desea que todos quienes le rocen se enteren por donde pasa estar vivo disfrutando de lo bello. Jugar al tenis no es más que un pretexto para tener nuevas ocurrencias en su imparable proceso creador. Nadal, su contrincante en el tenis,  le despierta ideas renovadas de lo que aún no ha hecho y de todo lo que queda por hacer. Cada raquetazo es una andanada de insólitas creaciones.  No hay nada que haga o se le ocurra que sea para él solo. Desde su mujer y sus hijos, ahora sus nietos y desde siempre el otro, en la vida de Bauti, en lo que a él le conmueve ha estado el semejante con quien vive y quiere compartir lo que vive.
La obra de Bauti esta en plena ebullición, no se os ocurra pensar que está en fase descendente. Disfrutemos esta obra de hoy que ya tendremos tiempo de disfrutar con lo que venga. Por muchos años.

Patricio Olivera Palacios Mayo 2016

Visto 2811 veces