Imprimir esta página

El Programa de Atención a Mujeres en Crisis o en Dificultad Social

para_mailing.jpg

La Fundación ANNA O. es una entidad benéfico-asistencial cuya principal actividad desde 1998 es el desarrollo y ejecución del “Programa terapéutico-educativo de asistencia integral a mujeres en crisis o en dificultad social” financiado por la Consejería de Igualdad, Políticas sociales y Consumo de la Junta de Andalucía y por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

El Programa de Atención a Mujeres en Crisis o en Dificultad Social de Fundación Anna O.

Este Programa es la principal actividad de la Fundación. Pionero, innovador y feminista,  comienza a desarrollarse en 1993 en Málaga pero es en 1998 cuando su creadora toma la decisión de ponerlo bajo la protección de la Fundación Anna O.,  para  preservarlo de  interpretaciones arbitrarias posteriores y asegurarse de que se conservaría tal y como ella lo ideó.

El programa se lleva a cabo en tres tiempos articulados entre sí:

  • Un primer tiempo es el de la asistencia en grupos terapéutico-educativos, para atender a mujeres que sufren violencia de género en todas sus manifestaciones y situaciones: violaciones, incesto, abusos sexuales en la infancia, depresiones, estados de angustia, ansiedad, fobias, ataques de pánico, separaciones, dificultades en la sexualidad, pensamientos suicidas, conflictos familiares, pérdida de seres queridos o trastornos leves de la alimentación entre otras.
  • Segundo tiempo: Formación especializada - yacimiento de terapeutas.  Cuando una mujer que llega a nuestro Programa logra su recuperación, la Fundación intentará capacitarla mediante una formación especializada hasta lograr hacer de ella una terapeuta de apoyo muy cualificada. Previamente, siempre que exprese su deseo solidario de pertenecer al yacimiento de terapeutas, habrá de formalizarlo mediante solicitud.
  • Una vez admitida la solicitud, la solicitante podrá alcanzar según capacidad 3 niveles de formación: observadora de grupo; auxiliar de terapeuta y finalmente  terapeuta de apoyo, cuya función es coordinar grupos terapéuticos-educativos de mujeres. La Fundación establece para cada nivel un diploma que habilitará para actuar exclusivamente en los grupos del Programa, reconociendo la formación alcanzada y número de horas de prácticas en la escucha a pacientes.

Tercer tiempo: Acción solidaria. Las nuevas generaciones de terapeutas de apoyo son las encargadas de asistir a los grupos terapéutico-educativos del primer tiempo. El trabajo grupal de las terapeutas de apoyo está supervisado y controlado por expertos psicoanalistas durante todo el proceso de formación y más tarde, en su actividad grupal.  La acción es solidaria porque ellas mismas prestan ayuda a estas mujeres del mismo modo que ellas fueron ayudadas en el inicio.

Además del Programa, la Fundación tiene otros servicios de consultas externas que nacen a la sombra del mismo, donde se atiende a las mujeres a título individual.

Voluntariado de la Fundación Anna O.

Además, la Fundación también cuenta con un VOLUNTARIADO GENERAL, que junto con el especializado, colaboran en sus proyectos y actividades. En este caso se trata de personas que prestan ayuda en diversos ámbitos y tareas como por ejemplo, la atención en la tienda solidaria, tareas administrativas o en biblioteca, ordenamiento de material gráfico y audiovisual, o en organización de eventos puntuales como conferencias, ferias, búsqueda de material de investigación,  meriendas solidarias; entre otros.

Por último, también contamos con VOLUNTARIADO EVENTUAL, que junto con el especializado colaboran con la Fundación para ayudarnos a la consecución de nuestros fines y lograr nuestros objetivos mediante la realización de talleres temáticos de salud, ciclos formativos, conferencias, charlas, coloquios, taller de lectura feminista, etc¿

A partir de año 2019 hemos puesto en marcha un segundo programa que se llama “PROGRAMA ARTEMISIA” donde pondremos el foco de atención en las agresiones sexuales y rehabilitaremos a mujeres que hayan sufrido este tipo de violencia.

 

Este programa cuenta con la subvención de 

Historia del Programa de la Fundación Anna O. 

El programa nació en 1992 -aunque no se pondrá en marcha hasta 1993- cuando la fundadora tomó la iniciativa de unir en torno a ella, un grupo de profesionales de la salud, de la educación y la asistencia social, para llevar a cabo un proyecto pionero en Málaga capital con el objetivo de cubrir un vacío asistencial en el tratamiento psicológico a mujeres maltratadas,  que en ese momento se encontraban  marginadas,  sufriendo  graves dificultades sociales y con serios problemas de salud mental.

Con la ayuda voluntaria de éstas mujeres,  el asesoramiento y apoyo institucional del IAM cuya responsable en Málaga,  Pilar Guerrero,  siempre creyó en nuestro proyecto y  bajo el auspicio del Ministerio de Asuntos Sociales,  cuya ministra era por entonces,  Matilde Fernandez, fue inaugurado el 30 de abril de 1993,  ante la presencia de  la Subdirectora del Instituto de la Mujer  Carmen Pérez- Fragero, y  junto a otras autoridades,   el primer Centro Anna O.  de  Ayuda a la mujer en Málaga.

Cuando la estructura asociativa de los principios fue insuficiente para albergar la importancia que estaba tomando el Programa, su autora tomó la decisión de darle una cobertura institucional más segura,  creando en 1998,  la Fundación ANNA O.

Desde entonces y hasta la actualidad, viene dirigiendo activamente su Fundación,  como Presidenta de la misma.

La importancia del Programa de Atención a Mujeres en Crisis o Dificultad Social

1) Porque es un programa consolidado que tras 23 años de existencia sigue siendo pionero en tanto atiende, principalmente y en profundidad, la salud emocional de las mujeres para luego brindarles la oportunidad de acceder a una formación específica y ser incluidas en nuestros equipos terapéuticos.

2) El tema de la violencia contra las mujeres no es un tema que se pueda aplicar únicamente a lo visible de dicha violencia, aquella que todos conocemos, sino que la violencia visible por aterradora que se manifieste, es una cara de otra más devastadora que hunde sus raíces en lo profundo del ser y cuyos efectos, se irradian a todos los aspectos de la vida de las mujeres.

3) Málaga y su provincia sigue teniendo un lugar relevante en las estadísticas de violencia contra las mujeres. Y aunque hay servicios públicos que atienden casos de violencia machista, no hay un programa como el nuestro que trabaje en profundidad la reconstrucción de la subjetividad y la salud mental de estas mujeres.

4) El número de mujeres atendidas en nuestro programa en el año 2015, ha sido de 314, número más que importante que descubre la necesidad del mismo.

5) Los resultados obtenidos en dicho año avalan una vez más, la efectividad de nuestro Programa y los efectos beneficiosos comprobados para abandonar la medicación, establecer hábitos saludables, hacer desaparecer síntomas resistentes, mejorar la comunicación en pareja y con los hijos, modificar vínculos violentos y romper silencios patológicos acerca de secretos familiares relacionados con actos violentos, con actos de naturaleza sexual contra las niñas y con actos de índole traumático acontecidos en la infancia.

6) El porcentaje de recuperaciones en relación a la ingesta de fármacos ha sido de un 80,8% para las mujeres que han dejado la medicación total o parcialmente, pasando de una vida improductiva a otra vivida con alegría.

7) El 60,52 % de las mujeres con abusos en la infancia han logrado liberarse de una carga muy pesada al romper el silencio de este secreto fundamental, caldo de cultivo de otros síntomas graves relacionados.

8) El 48,21 % han trasformado su vida de infierno por otra más pacífica en la que reina la comunicación, el pacto y los intercambios afectivos positivos. El 37,75 % han modificado sus actitudes agresivas y hostiles y el 42,64 % han disminuido sus propias acciones que cursaban con violencia.

9) Los Centros de Salud pública y los servicios sociales comunitarios, se han configurado como una importante fuentes derivadores de mujeres a nuestro programa como resultado de la confianza que depositan en la formación de nuestro personal, en nuestra forma de trabajar y en la eficacia del programa.

10) Nuestro compromiso pasa también por incorporar en nuestra gestión criterios de calidad que tengan como objeto prioritario la mejora continua de nuestro servicio.

11) Gracias a la labor ininterrumpida de la Fundación y al desarrollo de este programa, miles de mujeres han logrado ser conscientes del derecho a la igualdad de oportunidades para integrarse en la sociedad de manera productiva y gratificante. Unas han accedido a la Universidad y han conseguido su licenciatura, otras han accedido a puestos de trabajo remunerados o han creado sus propias empresas y otras se han integrado en nuestra organización prestando sus servicios y ayudando a otras mujeres.

Visto 818 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)